Home Integrantes Galería de Fotos Investigación Currículum Vitae Publicaciones Tesis Videos cientificos Alcohol Cero
Autoridades Profesores Concursos docentes Documentos
Ingresantes Grado Inscripción a finales Posgrado Oportunidades  laborales y becas
Investigadores Investigaciones en  curso INQUIMAE
Seminarios y cursos Congresos y  workshops Escuela de síntesis  de materiales
Olimpíada argentina  de química Semana de la  química Experiencias  didácticas y talleres Proyectos de  extensión
Asociación Argentina  de Químicos  Analíticos Asociación Argentina  de Investigación  Fisicoquímica
 

Etchenique, Roberto
Profesor Titular UBA

Investigador Principal CONICET


Por qué la ley del "alcohol cero" es o una mentira o una norma absurda.

 

En esta página demostraré que la pretendida norma de "alcohol cero"para conducir un vehículo es o bien ridícula o bien una mentira flagrante. No se trata de políticas ni de legislación, ni si estaría bien o mal hacerlo.

Se trata de química y de matemáticas básicas, que impiden que esto sea cierto, y se puede demostrar con solo 2 premisas básicas:


1) Toda medición tiene su error.

No hablo de "equivocaciones", sino de error en el sentido científico. Quizas es mejor decir "incerteza". Hay instrumentos excelentes para medir todo, pero ninguno es perfecto. Eso significa que si el mejor velocímetro indica 70 km/h, quizas puedan ser 71 o 69. Una lámparita calibrada en 60 Watts puede tener en realidad 59,9 W o quizas 60,1 W. Por mas precisa que sea la medición, siempre hay un margen de error para cada lado, que es el famoso "mas-menos tanto". P.Ej. la lampara es de 60,0 ± 0,1 W. Cuando la mida, un instrumento muy bueno marcará 60,00654 W una vez, 59,99432 otra, 60,076355 una tercera, siempre un valor muy preciso, cerca de 60.

 

2) Si el valor real es cero, la mitad de las mediciones darán MAS que cero.

Supongamos un monton de conductores abstemios. Tienen CERO de alcohol en sangre y en aliento. Un agente de transito los mide con el mejor instrumento del mundo su alcoholemia. Supongamos que ese instrumento tiene un error pequeñísimo de un milésimo: 0,001 y que mide con la asombrosa precisión de 6 cifras decimales. Que valor medirá el instrumento ? Alguna vez dará 0,000324, otra vez -0,000249 (notar que es un valor negativo), otra 0,000872, otra -0,000243. Una vez cada tanto dará 0,000000, pero obviamente serán muy pocas. La mayoría dará ese numero pequeñísimo (positivo o negativo) que indica, justamente, que ese hombre no bebió alcohol. La mitad de los abstemios tendrán un número negativo, que es menor que cero y por lo tanto se irán con su auto. Pero la otra mitad tendrán un número chiquitísimo pero POSITIVO, y por lo tanto estarán fuera de la ley, y si se hace cumplir deberan ser sancionados a pesar de que jamás probaron una gota de alcohol en su vida !

Ese es el problema con la ley de "alcohol cero": por cuestiones químicas e instrumentales, si se la aplica correctamente logra detectar a todos los que tomaron, pero a la vez deja sin auto, detenida o sancionada al 50% de los abstemios !!

Que hacen las autoridades de las localidades donde se ha sancionado esta norma absurda ? "Tocan" los instrumentos para que marquen de menos. Es decir: evaden o incumplen la ley. Es evidente que la alternativa: la mitad de los conductores que no tomaron sancionados, es inaceptable para la sociedad.

Lo correcto es otra cosa: poner un límite bajo pero positivo. Nunca CERO, porque químicamente es imposible determinar el cero de nada. No hay CERO en la ciencia de la medición, solo números muy pequeños. Ese número pequeño que podemos medir sin temor a equivocarnos se llama en química analítica "límite de cuantificación" y la ley nunca debe exigir algo inferior este número, para que los que la cumplen sepan que están protegidos y no serán culpados por la simple incerteza instrumental, que siempre está.

Departamento de Química Inorgánica, Analítica y Química Física
Facultad de Ciencias Exactas y Naturales
Universidad de Buenos Aires
Pabellón 2, Ciudad Universitaria
(C1428EHA) Buenos Aires
Argentina

Diseño: Ediciones Cientificas Argentinas